Suplantación de Personas

¡Vamos a jugar a un Juego que no lo es!

Imaginen que despiertan con una gran sonrisa porque es día de quincena, la nómina debe estar pagada y depositada ya, por lo que, con alegría, silbando cual jilguero y haciendo planes con el dinero que se encuentra en tu cuenta, llegas al cajero automático para retirar la anhelada “quincena” y un poco más del dinero que se quedó de la anterior; ingresas tu tarjeta, seguro de lo que haces, eliges la cantidad máxima de retiro diario y ¡oh sorpresa!, en la pantalla se despliega una nota que los deja helados “FONDOS INSUFICIENTES”; una y otra vez te preguntas qué es lo que ocurrió y porqué aparece ese mensaje, mas no encuentras respuesta.

En el acto, llaman al banco para reportar los hechos, pero no pueden levantar el reporte correspondiente porque su información no coincide con la que la institución bancaria, así que, piden permiso en tu trabajo, van a la sucursal más cercana y ahí les informan que no hay dinero en sus cuentas de nómina porque ustedes mismos transfirieron ese dinero a otras de sus cuentas abiertas en el mismo banco, afirmación que los deja atónitos porque ¡NO TIENEN NINGUNA OTRA CUENTA EN ESE BANCO!

Luego, como son personas ahorradoras, organizadas y previsoras, en tanto se resuelve su problema, deciden emplear los ahorros guardados en otro banco, los cuales son suficientes para sufragar sus gastos; llegan a la institución, van al cajero y de nueva cuenta ¡PUM! ¡NO HAY DINERO! Van directo con el gerente y éste les dice que no hay dinero porque les están descontando de manera mensual el pago de su automóvil, pero, lo que el gerente no sabe, es que ustedes ¡NO HAN COMPRADO NINGÚN AUTO!

¿De qué se trata esto?

¿Es un juego?

¿Una broma?

¿Hay una cámara escondida?

 

Pues no, no es una broma, tampoco un juego, ni se trata de ciencia ficción, sí pudiera ser una película de terror, pero desafortunadamente ¡SUCEDE!, y no sólo se queda ahí, sino que trasciende a compra de móviles, uso de tarjetas de crédito, créditos personales, compra venta de inmuebles, créditos fiscales y más; a esta película de terror se le conoce como SUPLANTACIÓN DE IDENTIDAD O ROBO DE IDENTIDAD, y si bien la idea salió de un largometraje de ciencia ficción, hoy en día es algo que se presenta de manera más frecuente de lo que podemos llegar a imaginar.

Como dato, en la Zona Metropolitana de Guadalajara (que comprende los municipios de Guadalajara, Zapopan, , Tlaquepaque, Tonalá y Tlajomulco de Zúñiga), entre los meses de enero y julio de 2018, se reportaron ante la Fiscalía General del Estado de Jalisco, 2,945 casos, para ese mismo periodo pero de este año, se registraron 2,598 carpetas de investigación abiertas, más los que se siguen sumando a esta cifra y los que no han sido denunciados aún; el tema es delicado y crece diariamente, tanto, que dicho órgano judicial determinó instaurar una agencia especializada en el tópico, con la finalidad de darle mejor atención a los afectados y tratando de proveer de justicia de manera pronta y expedita; a manera de ejemplo tenemos:

  1. Sustracción de dinero de una cuenta a otra del mismo usuario, donde la segunda cuenta no fue abierta por éste; la domiciliación del pago de servicios, compra de autos, equipos móviles y seguros.
  2. Solicitud de una tarjeta de crédito, el retiro de dinero de ésta, por el monto, el banco llama para confirmar la operación, se le indica que no son ustedes y a pesar de eso, se autoriza el movimiento.
  3. Adquisición de inmuebles a su nombre y la venta de aquellos que son de su propiedad.
  4. Apertura de créditos personales domiciliando el descuento a las tarjetas de nómina.
  5. Compra de vehículos domiciliando el pago a cuentas de ahorro.
  6. Emisión de cheques a sus nombres y los cobran en las instituciones bancarias.
  7. Inscripciones en el Registro Federal de Contribuyentes, con obligaciones fiscales particulares que se incumplen y por las cuales se determinan créditos fiscales, pero se dan cuenta de la situación hasta que el Servicio de Administración Tributaria llega a embargarles.
  8. Figurar como representante legal de asociaciones, sociedades y agrupaciones ante diversas instituciones públicas, como pudiera ser el representante de un grupo de migrantes que solicitó apoyos económicos en diferentes programas ante la Secretaría de Trabajo y Previsión Social.

Quizá pueda parecer algo alejado de su realidad, pero no lo es, día a día se reportan entre 15 y 20 casos de suplantación a lo largo del país, problemática que además de engorrosa, es pausada y progresiva, puesto que, aquellos ciudadanos que se actualizan en esta hipótesis, se dan cuenta de manera tardía y gradual, pasando meses entre un hallazgo y otro, lo cual además fomenta el temor respecto de lo que puede estar ocurriendo a cada momento, esto es, se acaban de dar cuenta de un hecho donde suplantaron ya su identidad, cuando aparece otros que también deben aclarar otra situación de igual naturaleza, pareciendo que esa cadena de eventos desafortunados no va a terminar jamás.

La causa raíz de que esto ocurra, se presenta como consecuencia de la pérdida o sustracción de documentos, pero esto no para ahí, existen lugares dónde se dedican a vender la información personal de los clientes y proporcionar los documentos a los delincuentes, ello lo encontramos como patrón, en las agencias de automóviles e incluso en las propias instituciones financieras.

Aunado a lo anterior, no podemos pasar por alto que las redes sociales son el medio idóneo para obtener información de las personas, pues aquellos que se dedican a esto, son especialistas del engaño, encantadores de serpientes y logran conseguir el acceso a perfiles de dichas redes, incluso tomando la personalidad de personas cercanas; otros más, a través de notas impactantes, recetas de cocina, consejos de belleza, notas políticas, frases de superación personal y muchas otras más, que permiten tener acceso a nuestros equipos.

Lamentablemente, la tecnología también trabaja en nuestra contra, pero todo depende del enfoque y uso que nosotros le otorguemos, es importante resguardar nuestra información y la de los nuestros, ya que ello es algo que sí podemos controlar.

¡Ya me pasó!

¿Qué hago?

¿A dónde voy?

¿Qué tengo qué hacer?

¿Quién puede ayudarme?

Tips, procedimiento a seguir y más, lo encontrarás en nuestra siguiente nota, no te la puedes perder…

 

Carpe Diem

Cytlah Zumaya

~Iuris Consultora Legal~

Firma de Abogados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close