El Derecho al Asilo Político: Evo Morales en México

Autor: Rodrigo González Enriquez

En días pasados, el 11 y 12 de noviembre tuvo lugar un acontecimiento relevante en la Historia cultural, política y jurídica de México. La oportunidad de presenciar el otorgamiento del Derecho de asilo político, a una personalidad importante a nivel mundial, como lo es un Jefe de Estado en funciones y en terminación de las mismas. La situación política actual de Bolivia y ante las presiones de las fuerzas armadas, el Presidente en turno Evo Morales Ayma se vio obligado a renunciar a su cargo como Presidente Constitucional del Estado Plurinacional de Bolivia. Y ante la escalada de tensiones y el inicio de una ola de violencia en dicha nación sudamericana, el Presidente o Expresidente Evo Morales empezó a correr peligro, puesto que la corriente política opuesta a Él y a sus aliados políticos tomó por la fuerza el Poder en dicha Nación.

Fue así que se mantuvo escondido por un período de horas sin paradero conocido en dicho país. Y a partir de este instante es cuándo México decide posicionarse al respecto y hacer gala de una política que es tradición de nuestro país y que reviste un importante y significativo marco jurídico como sustento: la figura jurídica del Asilo Político. Consagrado como una Garantía fundamental en nuestra Carta Magna, y como un Principio de Derecho Internacional pactado. México hace gala de su política humanitaria de Asilo y Refugio.

A partir de aquel día 11 de noviembre el Secretario de Relaciones Exteriores de México en funciones, le hace la invitación por medios de comunicación al depuesto Presidente Evo Morales para que considere la opción de solicitar el Asilo político a México y gozar ese derecho en una de las sedes diplomáticas de México en Bolivia o en uno de los países cercanos, o inclusive en el territorio nacional. Situación que el mandatario boliviano aceptó y solicitó a las pocas horas del ofrecimiento.

Ante ello el Canciller mexicano Marcelo Ebrard hizo del conocimiento a la Secretaría de Gobernación la solicitud formal del Presidente Evo y fue así que el Gobierno mexicano hizo las gestiones necesarias para enviar una aeronave de la Fuerza Aérea Mexicana a territorio boliviano para trasladar hasta nuestro país al Presidente saliente. Situación que tras múltiples imprevistos y desencuentros políticos durante el trayecto, se concretó la mañana del día 12 de noviembre del presente año, al llegar la aeronave junto con el Presidente Evo y altos funcionarios de su Gabinete depuesto.

El acto generó mucha controversia y muchos comentarios,  no demerita de ser un suceso histórico, puesto que pocas veces en la Historia de México se ha dado esta figura política y jurídica en protección de una personalidad tan prominente como lo es un mandatario o ex mandatario de un País.

Para entender la figura del asilo político hay que entender su naturaleza es decir, el origen o fuente de dónde legalmente surge.

Por jerarquía jurídica debemos referirnos primeramente a la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en su Artículo 14, señala que en caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo y a disfrutar de él en cualquier país. Este derecho no podrá ser invocado contra una acción judicial realmente originada por delitos comunes, o por actos opuestos a los propósitos y principios de las Naciones Unidas.

Asimismo el Jurista Carlos Arellano García en su obra Primer Curso de Derecho Internacional Público, refiere Tratados Internacionales que México ha suscrito, en concreto, la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados en Ginebra, Suiza; asimismo el Protocolo de 1967 sobre el Estatuto de los Refugiados, suscrito en Nueva York.

A nivel Federal, el Derecho de asilo político queda primeramente contemplado en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en el Artículo 11, el cual señala que toda persona tiene derecho a buscar y recibir asilo. El reconocimiento de la condición de refugiado y el otorgamiento de asilo político se realizarán de conformidad con los Tratados Internacionales, la Ley regulará sus procedencias y excepciones.

También en el orden jurídico mexicano, existe la Ley reglamentaria de este Derecho, es la Ley Sobre Refugiados, Protección Complementaria y Asilo Político.

Primeramente, el asilo político es definido por dicha Ley como: la protección que el estado mexicano otorga a un extranjero considerado perseguido por motivos o delitos de carácter político, o por aquellos delitos del fuero común que tengan conexión con motivos políticos, cuya vida, libertad o seguridad se encuentra en peligro. El cual podrá ser solicitado por vía diplomática o territorial. Todo extranjero que encuentre en peligro su vida, su libertad o seguridad por ideas o actividades políticas directamente relacionadas con su perfil público y carezca de la protección de su país, podrá solicitar el otorgamiento de asilo político ante la Secretaría de Relaciones Exteriores. La principal característica para acceder a esta protección, es el temor de perder la vida, la integridad, seguridad o la libertad.

El Asilo político puede solicitarse por escrito, en forma presencial ante las sedes diplomáticas de México o en forma verbal, en caso de emergencia por los medios necesarios para poner del conocimiento dicha solicitud al Gobierno mexicano. El cual una vez recibida dicha solicitud por la forma que sea entregada, debe de dar vista a la Secretaría de Gobernación para que se pronuncie al respecto.

El Asilo puede hacerse efectivo en cualquier sede diplomática de México, en territorio nacional o inclusive en caso de emergencia y de forma accesoria hasta en las aeronaves y buques de la nación, cosa que aconteció en el caso que referimos, pues desde el momento en que el presidente Evo Morales abordó la aeronave mexicana recibió el asilo y protección del Gobierno Mexicano al interior de dicha aeronave.

Cabe destacar la diferencia que existe entre la figura del ‘Asilado político’ y el ‘Refugiado’. Por teoría general, el concepto más amplio es el de Refugiado y el más particular es el de Asilado político. Refugiado es aquella persona que por motivos de violencia, de seguridad personal tiene qué salir de su estado o nación toda vez que su Gobierno no le brinda la protección necesaria para salvaguardar su integridad, su vida y su seguridad. Y el Asilado político es aquella persona que sufre de persecución por sus ideas políticas, así como por el ejercicio de las mismas, ya sea por grupos antagónicos, o por el propio gobierno de su país. Por lo cual el Refugiado refiere a situaciones de inestabilidad e inseguridad nacional, el claro ejemplo resultan los inmigrantes salvadoreños que buscan huir de su país toda vez que el Gobierno es incapaz de hacer frente al clima de inseguridad y de extorsiones predominantes por grupos delincuenciales locales.

Y el caso del Asilado político lo aplicamos actualmente y como ejemplo al propio Presidente Evo Morales, quién sufre presumiblemente una persecución política a manos del Gobierno de facto que acaba de instalarse en el Poder así como por grupos afines a dicho gobierno, inclusive se puede hablar de la propia milicia y fuerzas de seguridad de dicha nación.

A lo largo de la Historia mexicana se ha dado asilo político a personajes destacados en la historia y cultura internacional que han sido perseguidos por sus ideas políticas. Mi consideración, de todos ellos los más importantes por su posición como Jefes de Estado o fundadores de Estado han sido el propio presidente Evo Morales Ayma, el derrocado Sha de Irán: Mohamed Reza Pahlevi; León Trotsky -quien fue cofundador ideológico y activo de La extinta Unión Soviética- y quién pese a recibir el asilo político en México fue asesinado en Coyoacán, Ciudad de México el 21 de agosto de 1940.

Resaltando entre otros personajes figuras como José Martí, Guiseppe Garibaldi, Víctor Raúl Haya de la Torre, Rigoberta Menchú, Héctor José Cámpora, Luis Buñuel, Hortensia Bussi (pareja de Salvador Allende), Trinidad Martínez, Ramón Xirau, Carmen Tagüeña, Angel Hoces, Teresa Martín, Loty de la Granja, Paloma Altolaguirre, Teresa Martín, Carmen Romero de Rayo y Mercedes Pereña.

La ley de Asilo Político (anteriormente señalada y abreviada de esta manera) reglamenta las condiciones de los asilados políticos, así como de los refugiados, garantizando el derecho a la no devolución de los asilados y refugiados (el no devolver los a los países de los cuales han tenido que salir); asimismo garantiza derechos como la no discriminación, el interés superior del niño, la unidad familiar, la no sanción por ingreso irregular (es decir por no pagar impuestos y el no imponerle cobros a su economía), así como la confidencialidad.

Entre otros derechos de los Asilados políticos se contempla el derecho a pedir dicha condición de Asilo político en favor del cónyuge del asilado, de su concubinario o concubina e hijos, parientes, consanguíneos hasta el cuarto grado, parientes consanguíneos del cónyuge o concubinario o concubina hasta el segundo grado, que dependan económicamente del solicitante principal.

La Autoridad encargada de garantizar estas condiciones y registrar a los Asilados políticos es la Secretaría de Relaciones Exteriores, quien para el trámite inicial deberá de dar vista a la Secretaría de Gobernación.

También existen y se contemplan motivos de negación o cancelación del proceso de Asilo político, por ejemplo si el solicitante cometió un delito contra la paz, genocidio o crímenes de lesa humanidad o de guerra; si el asilado cometió un delito grave que no configure la condición de persecución política o si ha cometido actos contrarios a los principios de las Naciones Unidas.

La condición de asilo político se cancela si el refugiado solicita la Residencia permanente en el país (pudiéndose dejar subsistente la protección complementaria si es que las condiciones de seguridad así lo ameritan).

Los Asilados políticos en territorio mexicano gozarán de los derechos que consagra la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos así como los Tratados y Acuerdos Internacionales, deberán recibir apoyo de instituciones públicas, servicios de salud, servicios de educación o reconocimiento de estudios, el derecho al trabajo y obtención de un documento de identidad, la re unificación familiar y el documento migratorio que le acredite su condición de residencia permanente en su caso.

Los asilados deben respetar la Constitución Federal así como sus leyes, reglamentos y las medidas para mantener el orden público. Incluyendo los ordenamientos de orden local.

Durante la estancia en el territorio, los Asilados pueden residir en cualquier lugar de la República mexicana y deben de informar a la Secretaría sus cambios de residencia, de conformidad con lo establecido en el Reglamento, asimismo deben estar conscientes que, cometer un delito grave que amerite condena o el poner la seguridad nacional en riesgo podrá ser motivo de expulsión o devolución del Asilado a su país de origen.

Las reglas y disposiciones del asilo son múltiples y variadas, quedan aquí explicadas las más importantes y primordiales para entender la figura, también el modo de solicitar el Asilo, como ya se mencionó, puede ser por escrito, ante la autoridad consular o embajada mexicana o en dado caso, por medio verbal o por medio de comunicación que sea disponible.

Al caso concreto, el ex presidente Evo Morales se comunicó con el Canciller mexicano -Marcelo Ebrard-, vía telefónica, le expresó su preocupación sobre el riesgo a su seguridad y su vida, y verbalmente le solicitó el Asilo político; a lo cual el Canciller procedió a dar vista a la Secretaría de Gobernación, la cual su Titular accedió y dio el visto bueno, y México hizo las gestiones necesarias para procurarle el inmediato traslado a territorio nacional.

Cabe destacar que la misma Legislación contempla el otorgamiento de medidas de seguridad (tomando en cuenta casos como el de León Trotsky, que aún siendo asilado en México fue asesinado en territorio nacional por un agente infiltrado de la KGB Soviética), por lo cual dichas medidas de seguridad deben aplicarse proporcionalmente según sea el caso y más aún en el caso de un Asilado Político de importancia histórica e internacional como la figura de Evo Morales, aquí el Gobierno mexicano le ha puesto a su disposición seguridad personal, transporte, medios de comunicación y sustento.

Y a la fecha de redacción del presente artículo ha surgido la noticia de que también se le ha otorgado su Clave Única de Registro Poblacional CURP. Para que pueda hacer sus trámites y gestiones necesarias dentro de territorio nacional. Garantizando así, el derecho a una identidad legal y efectiva dentro del territorio nacional mexicano.

img_20191125_232057-533854039.jpg

El Derecho de Asilo es una muestra visible de que el humanismo debe de ir por encima de la rigidez legal. La función de las Leyes es proteger y garantizar la convivencia humana en sociedad, pero también no se debe perder de vista el punto de vista humano, la preservación de la seguridad y de la vida de los miembros de una sociedad. Con lo cual, se ha configurado una situación de hecho y de derecho que deja a México nuevamente enaltecido por su labor humanitaria histórica de poder dar asilo a quienes lo han necesitado a lo largo de la historia, y respetando otros principios de Derecho Internacional Público, entre los cuales destaca el Derecho a la No intervención. Cosa por la cual, México no interviene directamente en el conflicto boliviano, sino que solamente se limita a dar seguridad y protección a aquellas personas que se sienten y son perseguidas políticamente por la situación imperante en aquel país, personas las cuales cumplen los requisitos que establece el Pacto Federal, las Leyes reglamentarias, así como las disposiciones internacionales y principalmente la Convención Internacional de los Derechos Humanos.

Sin duda el Asilo político es una figura inmensa y compleja que ha tenido a bien aparecer en nuestra actualidad para dar una muestra del sólido sistema jurídico mexicano y principalmente del humanismo y gesto benefactor del Gobierno de México hacia los pueblos y hacia todas las personas.

⭕ Carpe Diem

Rodrigo González Enríquez

Abogado Postulante

 

 

REFERENCIAS.
ARELLANO García, Carlos; PRIMER CURSO DE DERECHO INTERNACIONAL PÚBLICO; Ed. Porrúa, México, 2006; P. 384.
DECLARACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS, Artículo 14.
CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS, Artículo 11.
LEY SOBRE REFUGIADOS, PROTECCIÓN COMPLEMENTARIA Y ASILO POLÍTICO. Artículos diversos.

1 comentario en “El Derecho al Asilo Político: Evo Morales en México

  1. Interesante explicación

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close