Cuestiones de Equidad de Género

Autor: Enrique Martínez Hernández

El concepto general de la Equidad de Género refiere a: “La igualdad que implica que hombres y mujeres deben recibir los mismos beneficios, las mismas sentencias y ser tratados con respeto”.

El principio de igualdad y de no discriminación por razón de sexo es una obligación de derecho internacional general que vincula a todas las naciones y dado su carácter primordial se establece siempre como un principio que debe inspirar el resto de los derechos fundamentales.

El objetivo de la equidad de género pretende eliminar prácticas dañinas y nocivas contra de las mujeres y las niñas promoviendo la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer, esto en los ámbitos público y privado.

Es fundado el objetivo pues las mujeres son más propensas que los hombres a ser pobres, analfabetas, tienen menos acceso a la propiedad, al crédito, a la capacitación y al empleo, y son más propensas a ser víctimas de violencia doméstica, además de todos los delitos que encierran el concepto de “feminicidio”; así como eliminar el matrimonio infantil, precoz y forzado; reconocer y valorar los cuidados no remunerados y el trabajo doméstico promocionando la responsabilidad compartida en el hogar y familia; velar por la plena y efectiva participación de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles de decisiones en la vida política, económica y publica; garantizar el acceso universal a la salud sexual y reproductiva.

Es verdad que si han existido avances, y sí las mujeres han ido alcanzando en igualdad a los hombres, pues en años pasados y quizá a nosotros los de nuestra generación nos tocó ver muy marcada y polarizada a la sociedad, donde nuestras abuelas se dedicaban únicamente a cuidar hijos, hacer comida, y labores propias del hogar, y eran casos aislados donde las mujeres tuvieran puestos de dirección en la industria, cargos principales en la política, en la economía, ya que esos cargos eran reservados para los varones, al igual que ciertas carreras profesionales relacionadas a las matemáticas o arquitectura donde el género masculino es quien predominaba; y en la actualidad con las legislaciones, tecnología, redes sociales, concientización, etc. esa brecha se ha ido superando, aún falta, pero son notables los progresos.

Ahora bien, el concepto y objetivos son válidos y fundados, y en estos últimos años (después del año 2000) se ha legislado bastante para cumplir con las metas propuestas a nivel internacional, y se van fomentando leyes, normas y cultura para que la condición de ser mujer no sea por debajo del de un hombre si no que más bien estén a la par respecto a los derechos como son salario, horario laboral, igualdad de oportunidades en la política, economía, sociedad, etcétera.

No es tan sencillo el tema como parece, y más bien a la par de ir atacando desigualdades, también se debería de tomar en cuenta ciertas cuestiones que conciernen y podrían lesionar los derechos del género masculino y resulta un desequilibrio que seguramente es lo que no se quiere.

Un ejemplo lo es que en la actualidad la mujer tiene opción de decidir sobre la maternidad y no así el hombre, puesto que es quien no puede legalmente evitar la paternidad; viene como ejemplo algo que me sucedió como litigante y es lo siguiente: resulta que me requirieron de mis servicios de abogado para representar y contestar una demanda de “reconocimiento de paternidad”, en la primera entrevista con mi representado me comento los pormenores, entre otros que él es una persona casada, con tres hijos, y que no estaba seguro de la paternidad del menor que le estaba demandado la actora, desde luego se le hizo saber que la prueba de ADN es quien determinara la paternidad del menor sin lugar a dudas, motivo por el cual se contestó en ese sentido la demanda, ahora bien ya dentro de las primeras audiencias escuche ciertas pláticas de mi representado (demandado) con la madre del menor; me llamo a atención el dialogo que sostenían mi representado con la actora al decirle: –“tú me dijiste que te estabas cuidando, no estaba dentro de mis planes tener otro hijo, tú eras quien me buscabas, además no te engañe al decirte que yo era casado, que tengo hijos, etc.”-

A lo cual ella solo se limitaba a contestar: –“es que yo si quería tener un hijo tuyo, y si te decía la verdad que no me cuidaba, no ibas a querer estar conmigo, al principio pensé que yo sola podría salir adelante con el niño, pero ya lo pensé bien y si quiero que me ayudes”.-

Ahora bien, en algunas legislaciones como la de la Ciudad de México es legal el aborto hasta ciertos meses, y cuando existe una concepción de la mujer es ella quien decide si quiere ser madre o no, por circunstancias muy propias; pero que pasa con el hombre cuando existe una “concepción no planeada”, él no tiene la oportunidad de decidir sí quiere o no la paternidad, y por el contrario, sí se le acredita dicha paternidad, se le obliga a la responsabilidad que lleva con todas sus consecuencias legales; ¿dónde queda entonces la equidad de género?…

⭕ Carpe Diem

LIC. ENRIQUE MARTÍNEZ HERNÁNDEZ.

ABOGADO POSTULANTE.
FUNDADOR Y DIRECTOR DE DESPACHO: JURIDICO MART S.C.
DIRECTOR DE LA EMPRESA: MART SUMINISTROS INDUSTRIALES, S.A. DE C.V.

1 comentario en “Cuestiones de Equidad de Género

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close