El Caballero Mexicano del Titanic

Autor: BS Gestoría Profesional

Son 107 años ya, del día 14 de abril del año 1914, no era lo mismo desde que se fue el Mariscal Diaz, preludio de la Gran Guerra,  seguía la Revolución de los de abajo en el propio País de la Desigualdad, un País descrebajado por la revuelta de la revolución, que los fastos iban tras los oropeles y que los caballeros quedaron fraguados en la zarpada del Ipanema, el tener a un compatriota en la lista de victimas de la tragedia mundial nunca antes pensada que no fuera una guerra, la tragedia del Titanic.

Es ese instante de imaginar a los Fifís, Caballeros de fina estampa, zapato de charol, sombrero de copa, leontina para reloj y guantes blancos, van a la casa de los azulejos por una café americano y un pan para desayunar, leen los Periódicos, sea El Excelsior o El Universal en Bucarelli, comían en el Prendes e iban a la opera a Bellas Artes. Hubo una vez, un caballero que podemos identificar como fifí, Don Manuel Uruchurtu, un Honorable Ciudadano Mexicano que abordo el buque Titanic y quien nunca llego a su destino final, ésta es su Historia.

Uruchurtu

Empecemos entonces por el final, Don Manuel Uruchurtu Abogado y Diputado Federal en ese entonces del Gobierno Usurpador e Ilegitimo del General Huerta, murió por declaración judicial el día 1o de Julio de 1912, según dicta su acta de defunción de fecha 20 de Septiembre de ese mismo año, quien pereciera en el naufragio del Buque de Vapor llamado “Titanic” en las costas de Terranova, en el cual a bordo se contaba como pasajero, noticia que en la Capital no trascendió tanto en ese momento según lo destacado por los Periódicos.

El Manuel Uruchurtu era originario de Hermosillo, Sonora de 42 cuarenta y dos años, casado con la Señora Gertrudis Caraza, abogado, con domicilio en esta ciudad en la 3ra. tercera calle de Rosas Moreno número 73 setenta y tres; hijo de los finados Mateo Uruchurtu y Mercedes Ramírez, lo que resulta algo incomprensible creer por que se fue a un viaje tan largo a Europa solo?, que después allá hiciera otras cosas, tal vez sea comprensible, pero eso lo tendré que investigar en los lugares en que el estuvo y en los cuales siguió un itinerario en México, Veracruz donde se embarco hacia Europa, luego allá estuvo en Madrid, Paris, luego fue al puerto de Cherburgo o Chebourgel donde se embarco en el gran evento mundial la Travesía del Buque a Vapor mas grande del mundo el “Titanic” que zarparía para cruzar el Atlántico hacia su destino final la ciudad de New York.

De la declaración judicial se aprecia:

“…el Señor Licenciado Don Manuel R. Uruchurtu salió de esta Ciudad de México, el día veinte de febrero último para Europa, y al regresar, embarcó el día diez de Abril, en el Vapor “Titanic” de la línea White Star que naufragó cerca de las Costas de Terranova, pereciendo el Licenciado Uruchurtu entre las numerosas víctimas del desastre… se exhiben dos recortes de dos distintos periódicos de ésta Capital en los ya se da cuenta al público de la suerte del Señor Licenciado Uruchurtu en el naufragio del “Titanic”; uno de ellos citando un cablegráma del Señor Don Ramón Corral que dice: Uruchurtu embarcóse en el “Titanic”; y el otro insertando un cablegrama de Nueva York, que dice: Entre los pasajeros muertos á bordo del Buque náufrago “Titanic” figura el Diputado Mexicano Don Manuel R. Uruchurtu, que regresaba á su patria después de un viaje á Europa… carta del Señor Licenciado Uruchurtu dirigida á su Señora esposa Doña Gertrudis Caraza de Uruchurtu, fechada en Paris, Francia, el veintiséis de Marzo de 1912, en la que le avisa se embarcará en Chebourgel el día diez de Abril próximo, en la mañana en el Vapor “Titanic”…carta del señor Licenciado Uruchurtu dirigida al Señor Don Luis Caraza, fechada en Madrid, España, el treinta de Marzo de mil novecientos doce, en la que le avisa que saldría el diez del próximo Abril, á bordo del “Titanic”; y que pensaba llegar á Nueva York el veinticuatro ó veinticinco del mismo mes de Abril… cablegráma procedente de Chebourgel enviado por el Señor Uruchurtu, fechado el diez de Abril de mil novecientos doce, dirigido a su hermano encargado de su despacho sito en el Edificio “La Mexicana”, y que dice, “Embárcome”...

Cablegramas fechados en la Ciudad de México el 20 y 28 de Abril de 1914, dirigidos por el hermano del Señor Uruchurtu a “The White Star Line” en Nueva York; el primero dice: “Suplico informarme si pasajero “Titanic” Licenciado Uruchurtu pereció o salvó”; y el segundo dice: “Refiérome mi cable fecha veinte actual suplicándoles nuevamente informes sobre pasajero “Titanic” Licenciado Manuel Uruchurtu. Answer Collete… estos dos cablegramas fueron contestados en uno solo por “The White Star Line” que dice: “Have Not Found Body Manuel Uruchurtu up to present. =El mismo cablegrama trae la traducción que es: No se ha encontrado hasta hoy el cuerpo de Manuel Uruchurtu=”.

Uruchurtu 2

Oficio número mil dieciocho de la Sección de Cancillería de la Dirección de Asuntos Internacionales de la Secretaría de Relaciones Exteriores, con el que se adjuntan seis copias certificadas de los mensajes en que los Cónsules Mexicanos en Liverpool y en Nueva York, comunican que el Señor Licenciado Uruchurtu se embarcó en el “Titanic”, y no se encuentra entre los supervivientes al naufragio de dicho buque.

Titanic

Ahora bien, después de una exhaustiva investigación, encontramos que Don Manuel Uruchurtu era miembro de una familia pudiente mexicana, de joven viajó a la Ciudad de México para ser Abogado, contrajo matrimonio con su compañera de estudios, la aristócrata Gertrudis Caraza y Landero, con quien tuvo siete hijos; él y su familia se establecieron en la capital, sostuvo una gran amistad con el estratega porfirista Ramón Corral, que le brindó la oportunidad de ser muy conocido en la vida política del país.

Sin embargo, el inicio de las revueltas y la caída y destierro de Díaz en 1911 afectó al ilustre abogado y político; quien luego de convertirse en Diputado Federal, en 1912 decide ir a Francia a visitar a su amigo, el también desterrado Ramón Corral; el 1o de marzo de ese año se efectúa el encuentro entre Manuel Uruchurtu y Ramón Corral, cumplido su cometido, el sonorense adquiere su boleto para viajar el 10 de abril en el Buque “París de Cherburgo” de Francia al Puerto de Veracruz en México. En su estancia en Europa, hospedado en el Hotel París, recibe la visita de Guillermo Obregón, yerno de Ramón Corral y presidente de la Gran Comisión de la Cámara de Diputados, Obregón había pagado un poco más de £ 27 por un boleto de primera clase que le permitiría navegar en el lujoso trasatlántico RMS ”Titanic” en su viaje inaugural, pero había cambiado de parecer y deseaba intercambiar boletos, a lo que Uruchurtu accedió; Guillermo Obregón viajaría en el “París” y Uruchurtu en el “Titanic” con el boleto No. P C 17601; fatal acontecimiento y debido a su extremada caballerosidad, educación y cultura acepto el intercambio y sello así su destino.

El 8 de abril Uruchurtu fue invitado a una fiesta con los exiliados leales a Porfirio Diaz y el 10 del mismo mes envió a su madre, en Hermosillo, Sonora, una postal diciéndole que la foto se trataba ni más ni menos que del barco en el que viajaría, que llegando a México la visitaría en Hermosillo para platicarle todo acerca del viaje en el famoso barco. Ese mismo día, en Cherburgo, él abordó el ”Titanic’‘ junto con 273 pasajeros más.

La noche en que el “Titanic” chocó contra el témpano de hielo, domingo 14 de abril, Manuel Uruchurtu fue subido al bote salvavidas número 11, privilegio ganado gracias a su estatus de Diputado en visita oficial. Entonces se apareció una dama, de nombre Elizabeth Ramell Nye, quien imploró ser incluida en el bote salvavidas, alegando que su esposo e hijo le esperaban en Nueva York, los oficiales se negaron a subir a alguien más al bote, ya que pondría en peligro la estabilidad de éste, Manuel Uruchurtu se levantó, abandonó el bote salvavidas y cedió su lugar a la dama. más, sabiendo su segura muerte, él le pidió visitar a su familia en Hermosillo para hacerles del conocimiento  sobre sus últimos minutos en vida.

Elizabeth Ramell Nye salvó su vida al ser rescatada; no así Uruchurtu, quien falleció en el hundimiento del Titanic, tiempo después se descubrió que Elizabeth Ramell había mentido a Uruchurtu, ya que ni era casada ni tenía hijo alguno. No obstante, la mujer cumplió su promesa y en 1924 viajó a Hermosillo, Sonora a contar a la viuda de Uruchurtu la historia de su esposo.

Como conclusión, las piezas de este rompecabezas serán archivadas hasta en tanto sean útiles a otras generaciones en un futuro no muy lejano, tal vez como retrofuturismo en el siglo XXI donde ahora nos gobiernan los revolucionarios y revoltosos de la 4a Transformación y no quisiéramos que utilizarán a tan distinguido Caballero como ejemplo de vagos, libertinos, oportunistas y como polizonte en tan osada aventura ultramarina. Por lo que debemos cerrar esta investigación como un caso de la causalidad de estar en el lugar, tiempo y circunstancias marcadas por el destino por varias causas. razonadas.

⭕ Carpe Diem

~BS GESTORÍA PROFESIONAL~

Profesionales en Regularización del Patrimonio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close