El Asesino del Torso

Ficha Criminal

asesino-torso-036-mascaras-victimas-1-821795671.jpg

Su Clasificación es en la categoría de Asesinos en serie; cuyas Características son el Desmembramiento y su Método la decapitación, su Valor en Criminología es que fue el primer asesino en serie en ser identificado e investigado por una fuerza policial moderna en Estados Unidos; el Número de víctimas fue de 12 en un período de 3 años entre 1935 a 1938, el Perfil de las víctimas fue de hombres y mujeres en situación de exclusión social y económica sin hacer distinción de sexo o raza en la localidad de Cleveland, Estados Unidos; el Perfil del asesino es de un hombre de gran corpulencia física como para someter y decapitar a hombres y mujeres por igual; además de cargar los cadáveres a lugares alejados, con conocimiento de anatomía y con acceso a algún lugar como una clínica, un matadero o una casa grande, sin vecinos curiosos para realizar las decapitaciones con más tranquilidad y manejo de los cuerpos, la conclusión del caso está sin resolver.


Escenario Criminal

asesino-torso-003-cleveland-21142179850.jpg

En el siglo XX, la Ciudad de Cleveland era famosa en Estados Unidos por ser la segunda ciudad americana con más muertes y lesiones relacionadas con el tráfico ilegal de alcohol, la década de los años 30, son uno de los pasajes más duros, violentos y controversiales de su historia moderna. El nacimiento de La Mafia, la corrupción policial, el desempleo y la pobreza, marcaron a toda una Nación y sus principales ciudades industriales.

La Gran Depresión y sus efectos marcaron de una manera desafortunada a los estadounidenses, no sólo la moral estaba baja, sino también los niveles de empleo, había hambruna, falta de vivienda y desolación en una sociedad desquebrajada.

En Cleveland, la delincuencia se encontraba en cada esquina y los que más abundaban eran los vagabundos, Hombres con historias inconclusas, contando sus penurias en los callejones húmedos y pestilentes, al rededor de un fuego improvisado, abrigándose con tapas de cartón o bien escondiéndose en los vagones de trenes que circundaban la zona de Kingsbury Run.

asesino-torso-004-cleveland-kingsbury-run-449352332.jpg

El escenario parecía propicio para todo tipo de ladrones u homicidas; pero aun así la policía no estaba lista para lo que se le venía encima: un asesino serial, un psicópata sanguinario.


El Policía Forense debe ser Experto y no Famoso

asesino-torso-048-eliot-ness-candidatura-alcaldia-cleveland-1865918902.jpg

Sólo un defensor desinteresado como Eliot Ness, podía devolver la fe en el pueblo. Su constante lucha contra la corrupción y La Mafia, lo convirtieron en una leyenda, sus esfuerzos dieron lugar a que Cleveland recibiera el título de la “Ciudad más segura de EUA”, hasta después del final de la Ley Seca, en 1935, accedió al puesto de Director de Seguridad Pública en la Administración local de Cleveland.

Así, volvió a dirigir una campaña para limpiar de corrupción los cuerpos de policía y bomberos, y también abordar el juego y otros entretenimientos ilegales como la prostitución y drogadicción. Pero también fue la de Investigar y des marañar el perfil crimonológico del “Asesino de Torso de Cleveland” considerado como el primer Serial Killer de Estados Unidos, este criminal fue un multi homicida que actuaba en el área de la ciudad, es uno de los peores asesinos seriales de todos los tiempos y su modus operandi el asesino despedazaba a sus víctimas y solamente dejaba el torso de los cadáveres, con cabeza, manos y pies amputados, lo que hacía imposible identificarlas, al no disponer siquiera de huellas dactilares o registro dental que comparar.


La Impericia Forense

asesino-torso-032-255199120.jpg

La policía no lograba entender los motivos del asesino y estaban muy lejos de hacerlo porque en aquellos años no se sabía mucho sobre este tipo de criminales y el caso se trató de resolver el de la forma convencional, pensando que si descubrían la identidad de las víctimas, podrían hallar algo que las ligara al homicida. Pero este tipo de homicidas prácticamente nunca conocen a sus víctimas, son unos asesinos muy inteligentes y precavidos como para ser descubierto sin pruebas ni evidencias incontrovertibles.

Los crímenes causaron conmoción, pero no fueron los únicos. Hasta doce cadáveres de ambos sexos fueron apareciendo hasta el 16 de agosto de 1938. La mayoría, compartían las características de las decapitaciones (en varios casos, fue ésa la causa de la muerte) y las mutilaciones. Nueve quedaron sin identificar y no se encontró ningún patrón consistente. La angustia se apoderó de una comunidad que aguardaba el hallazgo de nuevos cuerpos.

La ciudad explotó, la prensa y el público no tenían ninguna duda de que había un asesino en serie suelto en la ciudad, un asesino que seguiría matando, la prensa bautizó al autor como “El Asesino del Torso” e hizo hincapié que se le escapó a la policía durante meses; debido a las características de los crímenes y que además confundió a Ness, porque mandó cartas; el tipo de asesinatos hizo que muchos vincularan a Torso con el Vengador de la Dalia Negra, pero al analizar las pruebas, los investigadores determinaron que se trataba de dos homicidas diferentes.

Los métodos del asesino plantearon otro punto. No se encontraron manchas de sangre; todas las víctimas habían sido fregadas y limpiadas de cualquier rastro que pudiera usarse como evidencia. Significaba que el asesino mata en un sitio, limpiaba los cuerpos y los transportaba a donde eran finalmente hallados. El homicida, para empezar, debía ser un hombre de gran corpulencia física como para eliminar y decapitar a hombres y mujeres por igual; además de cargar los cadáveres a lugares alejados. Seguramente se escondía en algún lugar para realizar las decapitaciones con más tranquilidad. Quizá una clínica, un matadero o una casa grande, sin vecinos curiosos.


Las conclusiones del fracaso policíaco

asesino-torso-027-16-agosto-1937361338650.jpg

El caso se convirtió en el principal dolor de cabeza de Ness, al “Asesino del Torso” se le atribuyeron doce muertes de mujeres y hombres de clase baja, sólo dos de las víctimas fueron identificadas; hubo diez sospechosos y la investigación duró diez años, los últimos cuerpos aparecieron en 1938 y Ness fracasó una y otra vez con sus intentos de encontrar al asesino, sus esfuerzos fueron infructuosos, Golpeó, mutiló y desapareció, sin dejar ninguna pista.

Para Ness el dicho estaba preciso: no fue lo mismo encontrar al asesino como encontrar una cervecería o el escondite de un gángster; tuvo que enfrentarse a un asesino diferente; un criminal que no mataba por asuntos de negocios sino por placer, esto quebrantó su espíritu, hasta llegó a decir que el victimario era un hombre “grande, fuerte con un escalpelo”.

Todo se perdió de control cuando Ness ordenó prenderle fuego al asentamiento de desocupados. Inmensas zonas de bodegas y casas de madera ardieron en una noche de venganza y desesperación, destruyendo Kingsbury Run, además giro ordenes a la policía para arrestar a todos los que estaban en la zona esa noche, eran las tácticas típicas de “Los Intocables”… y aunque habían funcionado en Chicago, no sirvieron en Cleveland. Había una gran ola de indignación pública que condenaba a Ness, argumentando que su acción era la de un hombre desesperado, que sus métodos habían sido brutales y no resolvieron nada.

Ness arrestó entonces a Frank Sweeney, un médico con esquizofrenia de su lista de sospechosos, lo interrogó en forma “secreta”, sometiéndolo a vejaciones y torturas, pero él negó todo, no había pruebas y Ness lo presionó tanto que hasta que el médico no pudo más y se internó voluntariamente en un instituto psiquiátrico, los crímenes se detuvieron, pero eso no demostraba que fuera el asesino y muchos supusieron que el verdadero criminal había aprovechado la coyuntura.

Francis (Frank) Sweeney era primo del congresista demócrata Martin Sweeney, adversario político del Alcalde de Cleveland, Harold Burton que pertenecía al partido republicano y en consecuencia del inspector Eliot Ness.


Epílogo

asesino-torso-052-postal-francis-sweeney-4831519612.jpg

Incapaz de capturar al verdadero asesino, Eliot Ness se hundió en el alcoholismo que había combatido en Chicago, dimitió en 1942, después de un accidente de auto, presuntamente iba conduciendo alcoholizado, más de una década después de que los asesinatos del torso se detuvieron, Ness recibió varias tarjetas postales de un paciente en una institución mental (Swenney); las tarjetas se mofaban de él con referencias a las matanzas brutales y su fracaso.

Aunque el hombre que enviaba las tarjetas simplemente podría haber sido otro loco, Ness se quedó convencido de que aquel hombre era el verdadero asesino, aunque a esas alturas ya no importaba. Eliot Ness el líder de los Intocables nunca se recuperó de su desilusión; murió el 16 de mayo de 1957 incapaz de cerrar el caso y para la policía, el caso de “El Asesino del Torso” nunca fue resuelto.

⭕ Carpe Diem

~Iuris Consultora Legal~

 Firma de Abogados

3 comentarios en “El Asesino del Torso

  1. muy interesante esta perspectiva dd el Intocable Elliot Ness

    Le gusta a 1 persona

  2. Francisco Porras Rocha enero 24, 2019 — 3:09 pm

    Me parece interesante la historia. Mientras la leia, me preguntaba sobre la esperiencia que ahora la gente común como yo, que no tenemos conocimientos profesionalea sobre criminalistica, pero si mucha informacion sobre el tema, debido a novelas, películas, series, etc. Opino que en esa epoca no existia o no usaban mucho el metodo de analisis psicológico del entorno del asesino. Aunque ya goethe, novelista, dramaturgo y muchas cosas más de nacionalidad alemana dijo: ” hasta ahora me siento capaz de cometer cualquier atrocidad de la que he tenido noticia” me imagino que se refiere a que conciente o inconcientemente aprendemos y guardamos en nustro yo interno lo que vemos y de ahí aprendemos. Por eso el mismo decia : “domina tus pasiones” Tal vez esta es la causa que cada día la sociedas criminal es más sanguinaria.

    Le gusta a 2 personas

    1. Así es Francisco, ha sido, es y será siempre ese debate, (o antes lo era) si el Criminal nace o se hace, el estudio anterior al de la Criminología era basado en Filosofía , Psicología, Sociología, Medicina y lo Moral, Ético y Religioso de la conducta humana, al ponerse se moda dejó como otras cosas de usarse de mano seria y preponderante en las Policías y Fiscalias, por eso que no saben prevenir y contener este problema exponencial que es la violencia criminal…

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close